PAISAJES CULTURALES: el concepto

El Paisaje Cultural se concibe como el producto del desarrollo de actividades humanas en un territorio concreto, cuyos componentes identificativos son el sustrato natural (orografía, suelo, vegetación, agua), la acción humana (modificación y/o alteración de los elementos naturales y construcciones para una finalidad concreta), y la actividad desarrollada (componente funcional en relación con la economía, formas de vida, creencias, cultura, etc.); es una realidad compleja, integrada por componentes naturales y culturales, tangibles e intangibles, cuya combinación configura el carácter que identifica a un territorio como tal e ilustra la evolución de la sociedad y los asentamientos humanos que ahí han habitado en el transcurso del tiempo, bajo la influencia de las restricciones y/o las oportunidades presentadas por su ambiente natural, así como también de las sucesivas fuerza sociales, económicas y culturales, tanto internas como externas, que han operado sobre él, caracterizándose, además, por su valor universal sobresaliente y su representatividad en términos de una región geocultural claramente definida.

Como señala UNESCO en su ConvenciónPatrimonio Mundial, la protección de los Paisajes Culturales puede contribuir a las estrategias modernas de uso sostenible de la tierra y puede mantener o mejorar los valores naturales en el paisaje. La existencia continuada de formas tradicionales de uso de la tierra da soporte a la diversidad biológica en muchas regiones del mundo: La protección de los Paisajes Culturales tradicionales es, por tanto, útil en el mantenimiento de la diversidad biológica, representando, en este sentido, una fuerte palanca para el reguardo del patrimonio natural y cultural de una región.


Sorry, the comment form is closed at this time.

CARGANDO